Feels

Te dejo, te guardo, me voy.

El amor es un paso.
El adiós debe ser otro
y ambos deben ser firmes.

Con los sentimientos a flor de piel escribo y me confirmo lo que más temía: no te he superado. Duele. Y duele más de lo que pensé, no te había dejado ir, estaba queriendo caminar pero sin moverme en realidad. Me siento como cuando jugaba “stop” de peque y no tenía que moverme ni un centímetro, pero aún así caminaba dejando la puntita de mi pie en dónde se tenía que quedar. 

Es desgastante vivir así, porque estoy atorada, pero también estoy segura que ha habido ocasiones en las que he salido del círculo negro y al sentirme frágil, regreso. Me quedo. Me agarro fuerte de algo que ya no es, que ya no está, y que aún sabiendo eso, vuelvo.

El problema es sentirte mío, es sentirme aún tuya

Hoy me duelo al romper el círculo. Al darme cuenta que esto no es lo que quiero y de lo difícil que será. Sin embargo, me siento lo suficientemente capaz de decir ¡BASTA! Y darle a Claudia lo mejor, porque ella se lo merece. Ha fallado, pero lo merece

Con convicción hoy decreto que ya no actuaré para hacerte feliz o hacerte molestar, que cuando tus recuerdos vengan a mí, sonreiré y continuaré lo que hacía. Hoy estoy segura que lo que hagas o dejes de hacer no alterará mis sentidos, porque desde hoy te suelto, te dejo ir. Te digo adiós. 

Hoy hago párrafos cortos para no extender lo que siento, para no dar entrada a lo vivido. Porque también declaro que la nostalgia me carcome, y lo lleva haciendo por semanas. Que estas fechas tú sabes qué tienen que no me dejan guardarte en ese baúl que espera ansioso por ti. 

Hoy me separo de tu fantasma, porque lo que no es evolución, solo sirve de involución y ya no más de eso. Me perdono y te perdono a ti. Te agradezco y le agradezco a la vida. Sólo espero que seas muy feliz…