Feels

Mientras pasamos

Porque no estamos hechos para quedarnos, pero mientras pasamos déjame recordarte lo bonito que es tenerte, lo mucho que me gusta contar las líneas que contornean tu sonrisa y las pestañas que custodian el verde de tus ojos. 

La manera en que tus dientes muerden tus labios después de hacer una pregunta a media voz y la sutileza de tus dedos para peinar mi cabello. La expresión de tu cuerpo cuando te invades de música y cómo desde el primer acorde, tu alma se expone para comunicarse sin tiempo ni espacio.

Mientras pasamos, permíteme recordarme el vicio que me causa tu sonrisa a medias y la forma de mirar cuando escuchas una explicación. Me declaro adicta a la electricidad que recorre lo largo de mi espalda al contacto con tus labios, a la adrenalina de tu mirada fija sobre la mía como buscando respuestas y al aire tibio de tu respiración atravesando con violencia cada partícula de mi composición química. 

Admito que también desarrollé una dependencia a lo efímero de las promesas por volvernos a encontrar, a los momentos que no vamos a vivir y a las caricias suicidas que buscaban tu olor. A los recuerdos sin archivar y las metas sin llegar. Al talento arquitectónico de mi imaginación por construir majestuosos castillos en el aire. 

Déjame recordarte lo frágil que me vuelves y la urgencia que encuentran mis palabras por escribirte, por describirte, por plasmarte a la más mínima provocación.

Permíteme hacerte saber que sé que no estamos hechos para quedarnos, pero que mientras pasemos, también sé lo bonito que es tenerte.