Feels

Maldita ansiedad

¿Y si dejamos nuestros miedos de lado y nos arriesgamos a intentarlo? ¿Y si te digo que necesito la paz que sólo tus abrazos saben darme? ¿Y si nos olvidamos de las fallas y los tropiezos, de los comentarios hirientes y los malos tragos, de las peleas estúpidas y los reclamos sin razón para volver a sentirnos tan entregados a esto?

¿Y si entendemos que los dos cometimos errores y le damos paso al perdón para comenzar de nuevo? ¿Qué tal si tú me extrañas con la misma intensidad que yo a ti? ¿Lo has pensado? Porque yo no hago otra cosa que preguntarme si tú sí habrás podido seguir con tu vida con la normalidad que yo aún no encuentro, porque me faltas. Y no es que esté incompleta sin ti, simplemente me niego a seguir sin ti. Sabes que las historias de suspenso nunca han sido mis favoritas…  ¿y si le quitamos párrafos de espera, ansiedad e incertidumbre a nuestra historia y seguimos escribiendo aventuras? Porque, ¿te imaginas que nuestros nietos tengan que saber que vivimos separados aun cuando nos necesitábamos cada segundo de nuestra distancia?

¿Y si dejamos de construir barreras y comenzamos a diseñar puentes que nos hagan atravesar los obstáculos? ¿Y si dejamos de juzgarnos a nosotros mismos? ¿Y si escuchamos al corazón? ¿Y si sólo pensamos en lo que tú y yo queremos, sin poner tanta atención a lo que los demás quieren de esto? ¿Y si nos damos la oportunidad de volver a descubrirnos? Porque te conozco y me conoces, pero quiero re-conocer al ser humano que eres hoy, que ha crecido junto con mi crecimiento, al ser humano que posiblemente no sea igual al del que me enamoré, sino mucho mejor. ¿Y si dejamos de limitar nuestras ganas de sentir? ¿Y si nos permitimos abrazarnos con la inocencia, nervio y ternura de la primera vez? ¿Y si… de una vez por todas dejamos a un lado este enraizado orgullo?