Feels

¿En dónde estás…?

¿En dónde estás…

…cuando se me queman las manos por acariciar tu barba? Cuando el café, la colección de Cortázar, Drexler y el cigarro ya no me son compañía suficiente. Te pienso tanto. Mi conflicto no es pensarte ni extrañarte, el verdadero problema está en imaginarte y arreglarme para tu recuerdo. Esperarte en la noche a media luz y con los vaqueros que te encanta cómo me quedan a sabiendas de que no, no vas a llegar. No sé si mañana o en un mes, pero hoy las copas de vino que chocan, son la mía y la de tu lugar vacío. Salud por que vuelvas.

¿Por qué no has llegado cuando lleno la bañera y quiero empaparme en tu sonrisa y esperar a secarme recargada en tu pecho? No somos algo complicado, al contrario, somos la misma historia de siempre. Somos el cuento de ella: la que lo besa y escucha en sus palabras algo que entre líneas suena muy parecido al amor; y él: quien da un paso hacia atrás temiendo que de verdad sea amor lo que siente cuando la tiene cerca.

¿En dónde estás cuando Morfeo me ignora y viendo al techo me acuerdo de la deliciosa batalla entre tu boca y el lóbulo de mi oreja? Sé muy bien que debo dejar de esperar llamadas de media noche, llegadas sin anunciar y marcas en mis muslos de tus huellas digitales, pero me gusta la dulce, muy dulce agonía de tener la esperanza de que cambiaste, de que YO te hice cambiar.

¿Cuándo volverás? Cuando te aburras, si es que me extrañas, si te regresa el deseo. Cuando por tu mente pase la imagen de mi cuerpo sin esos vaqueros, si por algo recuerdas que cada que me ves no puedes evitar querer que le hagamos cosquillas al cielo. Ojalá me vieras seguido.

Me termino el vino y se disipa por fin en la sala el humo del cigarro, y todavía no estás. No vino tu mirada, ni tu voz, ni tu risa, ni el escalofrío de tu barba en mi vientre y tus labios en mi ombligo. El detalle está en que me empeño en negar que conozco la respuesta a mis preguntas.

¿En dónde estás cuando necesito que me digas que no estás con alguien más?   

Texto por: Kaale Rodríguez