Storytime

Desde el cielo

Es viernes por la tarde y yo tengo una vista de las nubes de mi lado derecho. Te escribo desde el cielo y no, no me morí. Sólo estoy volando hacia la posible primer gran aventura de mi vida.

Siempre fui muy consentida, tuve la fortuna de tener unos padres muy preocupados por mi crecimiento y la verdad, un poco temerosos también. Soy la primera de 3 hijos, por lo tanto todas las nuevas experiencias y grandes retos como padres, las he lidereado yo. Escuelas, viajes, salidas, amigos, decisiones, casi todo fue nuevo para ellos, desde la perspectiva de papás y por esa misma razón, fui acreedora a demasiados NO para cuando algo “arriesgado” se presentaba en la puerta. No los culpo, entiendo que ellos sólo estaban pensando en alejarme de todo lo que pudiera lastimarme o llevarme “por un mal camino”.

El día de hoy, emprendo un vuelo -literal-, a otra ciudad para tomar una increíble oportunidad de trabajo nada más y nada menos que en el paradisiaco Caribe mexicano. No te voy a mentir, tomar la decisión fue difícil. Muy. Mucho. Toda la vida vi cómo amigos y familiares se iban y yo siempre tuve el papel de despedir y esperar por su regreso. Estar del otro lado es mucho más rudo de lo que parece (y eso que apenas voy). Sin embargo, escuchar las palabras de ese par de personas que me dieron la vida diciendo: “tú puedes”, “estás lista para esto”, “confía en ti”, “ve a hacer eso que siempre has querido”, en vez de un gran NO, me llenó de energía y absoluta certeza.

Me resulta difícil decir que no estoy sentada en el avión con el corazón un poco roto de pensar en toda mi familia, mis abuelos, las reuniones con mis tíos y mis primos, mi perrito, mis amigos y toda la vida que estoy dejando. Pero creo firmemente que me ha llegado el tiempo de crecer y madurar para que ese gigante rompe olas, que te platicaba hace unas semanas, vaya y haga lo suyo. ¿Quién diría en realidad estaríamos hablando de ejercer esa “grandeza” en la playa? ¿Te has fijado cómo a veces la vida reacciona con nuestras metáforas? That was funny, dude.

No está bien darle la espalda a la vida cuando te está invitando a archivar experiencias para crecer. No es correcto darle más espacio al miedo que a las ganas de comerse al mundo porque quedarse con eso, engorda la frustración. La vida es aquí y ahora, si no tomas esas oportunidades cuando se te presentan, ¿entonces cuándo?

Dicen que cuando nos llegan grandes retos, es porque es el momento preciso en que estás preparado para ellos. No antes, no después. Todo llega, cuando tiene que llegar.

Hoy me siento completamente lista y emocionada, con la certeza de que algo muy chingón está a punto de suceder y el slogan de GNP en el túnel para abordar, me dio un pequeño consejo:Vivir es increíble. Así que a tomar fuerza de sabrá Dios dónde, estamos aquí y no queda de otra más que disfrutarlo.